Translate

domingo, 28 de octubre de 2012

Viento en contra.

    Caminaba sin prisa, de pasos que se dan una sola vez, marcaba la suela de los zapatos en la arena tan solitaria como mi mente, mis pensamientos ya eran parte de mis caídas y lo que escondía se reflejaba a simple vista, mis manos ya frías no querían repetir la historia de partida, mi corazón no me hablaba, no se encontraba en mí, se había quedado entre olvidos de un ayer. Mi cuerpo permanecia arrepentido, era otro síntoma de amor, un temblor dentro de mí, lo que destruía mi camino a seguir.
   Con el calor del sol en mi nuca, que golpeaba sin darme alternativa, pidiendo me que me detenga para volver hacia atrás, olvidar lo que un día había soñado y que por una estúpida decisión, yo estaba dejando volar en ese preciso momento. Ya no me importaba lo que dijeran e ignoraba a mi mente, yo seguía sin prisa caminando bajo el calor en compañía. "Sería absurdo volver" fue lo primero que solté en voz baja y entre suspiros me arrepentía, pero sabía que si seguía tenia alguna oportunidad de vida. Esa vida que ya había sido consumida por alguien sin valor alguno, esa vida que no se podía retomar entre melodías, esa vida que con un punto final ya se moría.
  No era de mi gusto dejar mis sueños, pero no soportaba quedarme donde no pertenecía. Así fue como emprendí mi viaje a lo alejado, así fue como pensé que llegaría a una montaña mas alta de la que me encontraba. Dejarlo todo era difícil y en gran parte ya tenía una meta casi terminada...pero ¿era yo la verdadera mujer que había logrado todo eso?
  Comprendí que mis logros se basaban en alguien mas y que lo que con tanto placer había alcanzado, era solo otra perdida de tiempo.
  Pues todo esto me había superado y ya había dejado manchadas con llanto, las hojas de un cuento mas. Era como volver a comenzar, era como volver a vivir, era todo para olvidar.
  Todo se resumía, mis ojos rojos por lágrimas escondidas, todo llevaba a eso que yo no quería. Pues sí...La traición de una amiga.
 Solo la arena me entendía, y mi alma ardía, pero... ya nada me pertenecía. El calor desaparecía y yo moría, era de simple fantasía.Todo era un recuerdo más. 
 Y así era el final. Pero antes de esto yo sí estaba viva o ¿acaso eso no era realidad?
El viento en contra de mí pegaba, el cielo no era el mismo, todo se atormentaba, los árboles furiosos entre unas gotas pequeñas que caían en mi rostro, todo se mostraba con un aroma  de miedo, era lo que yo tanto había soñado, el cielo mas oscuro a cada paso que yo daba, lo gris me envolvía y me deliraba a lo bajo en el oído. 
Mire hacia arriba, lo negro me sonreía, la arena mojada en mis zapatos viejos, mis manos ya no estaban frías y yo volvía a la vida ¿Será que así me quería el destino?
 Cada vez mas fuerte, el llanto se mezclaba entre nubes prohibidas. Mis ultimas palabras me acompañaban y con ese aroma entre el viento, fresco e intenso.. yo caía. Mi corazón se arrugaba lentamente y yo no me sentía la misma, pálida y sin aliento tirada en el suelo, entre la suavidad de la empapada arena me encontraba. 
 Eran gotas de sufrimiento sobre mi pecho, era el final de mi cuento. 
 Ya era un recuerdo. 
  El adiós de un mundo siniestro.

 
 Y.A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada